Plataforma impulsada por la Fundación Bertelsmann

Volver al listado

Pymes y FP Dual, ¿son compatibles?


Fecha: 24 Abr 2018

Publicado por: Dpto. de Comunicación de la Fundación Bertelsmann

#


En el entorno empresarial, España se caracteriza por tener un tejido formado en el 98% por pymes. Según el estudio de la CEOE sobre la evolución de empresas y trabajadores entre 1996 y 2016, el número de empresas con menos de 50 trabajadores ha ascendido desde 2010; mientras que las grandes compañías con más de 500 trabajadores representan solo el 0,15%.

En este contexto, la consolidación de la Formación Professional Dual como una iniciativa formativa de calidad es todo un reto ya que las pequeñas y medianas empresas tienen dificultades para implantar el modelo y puede parecer que se encuentren en una carrera llena de obstáculos. El principal reto que se encuentra una pyme cuando quiere impulsar un proyecto de FP Dual es que no cuenta con la estructura y el tiempo necesario para coordinarlo, teniendo en cuenta las tareas de seguimiento, evaluación al aprendiz y relación con el centre educativo. Es por ello, que el papel de las capas intermedias, como las organizaciones empresariales y/o sectoriales, los clústeres o las cámaras de comercio, es clave para el desarrollo de la FP Dual en las pymes. Por esa razón, la Fundación Bertelsmann, en colaboración con JPMorgan Chase Foundation, está llevando a cabo un proyecto con sectoriales para impulsar nuevos proyectos duales en Andalucía, Cataluña y Madrid con el objetivo de poder implicar a las pymes en el modelo Dual a través de sus asociaciones sectoriales.

Otra dificultad a destacar es la inversión económica ya que el hecho de afrontar el coste de un contrato de formación y aprendizaje o una beca, así como contar con un tutor de empresa dedicado a la formación del aprendiz, puede suponer un gran hándicap. Aun así, pensar en el modelo formativo dual como un modelo cooperativo encaja totalmente en las dinámicas de una pyme ya que pueden intercambiar aprendices a través de rotaciones, o bien seleccionar un solo tutor de empresa para varias compañías. De esta manera, se crean sinergias entre varias empresas, facilita que la inversión en el aprendiz sea asumible y, a su vez, enriquece su formación pudiendo conocer y aprender diferentes realidades empresariales.

A falta de recursos económicos y humanos para realizar un proceso de selección exhaustivo, la FP Dual permite acoger aprendices y formarles durante un período largo de tiempo, reduciendo así los costes de reclutamiento, y ayuda a planificar los recursos humanos a medio y largo plazo, sobre todo en aquellas empresas que necesitan relevo generacional y prevén un crecimiento importante en su plantilla. Además, la empresa se implica en la formación de los aprendices, hecho que permite conseguir un mayor compromiso por parte de sus futuros empleados.

Finalmente, es importante destacar que la relación que se establece entre el centro educativo y la pyme puede ir más allá de un simple seguimiento para analizar la trayectoria del aprendiz y convertirse en un intercambio de know-how. De esta manera, las pymes pueden aprender las últimas tendencias tecnológicas sobre su sector e intercambiar experiencias, convirtiéndose en una verdadera red entre empresas, instituciones y el mundo educativo.

Así pues, aunque la implantación de la FP Dual represente a priori una inversión para la pequeña y mediana empresa, también es una oportunidad para crear una cantera de futuros empleados cualificados que se ajusten al máximo a las necesidades y expectativas de la empresa, haciéndola crecer y mejorar su competitividad en el mundo empresarial.

Noticias relacionadas

2024-02-22 22:36:46