Skip to main content

logo with text

¿Qué es un tutor de empresa?

En la Formación Profesional Dual la figura del tutor de empresa es fundamental. Gran parte del éxito del modelo dual pasa por una actividad tutorial de calidad dentro de la empresa. En España no existe todavía una acreditación oficial para poder ser tutor de empresa, un elemento que será imprescindible en el futuro para desarrollar una FP Dual de calidad. 

El tutor de empresa es un empleado elegido por la empresa para ser el responsable del programa de formación del estudiante-aprendiz en la misma y para mantener el contacto con el centro educativo para realizar el seguimiento de la formación.

¿Qué roles desempeña un tutor de empresa?

El tutor tiene su propia ocupación en la empresa, pero específicamente como tutor desempeña los siguientes roles:

  1. Instructor: sigue el plan de formación, guía al aprendiz y le evalúa.
  2. Gestor: Coordina con el tutor del centro educativo la formación del aprendiz en la empresa.
  3. Experto: Domina su profesión.
  4. Compañero de equipo: Tutor y aprendiz trabajan para la empresa y tienen que cumplir los mismos objetivos.
  5. Superior jerárquico: Marca las pautas al aprendiz. El tutor de empresa no debe desempeñar el rol de amigo del alumno-aprendiz.
¿Qué funciones desempeña un tutor de empresa?

El tutor de empresa forma y acompaña al estuadiante-aprendiz durante su tiempo en la empresa, y esto se concreta en las siguientes funciones:

  1. Planificar la formación y mantener el contacto con el tutor del centro educativo.
  2. Participar en la selección del estudiante-aprendiz.
  3. Acoger al estudiante-aprendiz en la empresa.
  4. Formar al estudiante-aprendiz.
  5. Evaluar al estudiante-aprendiz, conjuntamente con el tutor del centro educativo.

La Fundación Bertelsmann, junto el Consell de Cambres de Catalunya, ha publicado el Manual de tutores de empresa.

¿Qué opinan los tutores sobre…?
Las características del tutor de empresa
Vocación y motivación pedagógica.

«Para ser buen tutor, primero debes tener ganas de enseñar y transmitir lo que sabes.» 

«Con motivación por parte del tutor y de los instructores, el éxito del aprendizaje está asegurado.»

Formación y experiencia profesional adecuada.

«Para ser tutor, debemos seleccionar personas dotadas de conocimientos sólidos, experiencia y vocación pedagógica.» 

«La vocación se traduce en el “querer hacer”, pero de poco sirve si no se tiene el “saber hacer”. Para ello la formación y la experiencia resultan de vital importancia.»

Conocimiento de los procesos productivos y de gestión de la empresa

«Seleccionar a un tutor que sólo se dedique a la formación, a la larga es una mala práctica. El tutor debe seguir integrado en la empresa, conocer sus problemas, la marcha del negocio y  cuáles son sus objetivos. Si no sabe cómo “respira” la empresa, podemos perder el valor añadido que nos dan los tutores de empresa frente a los profesores de instituto.»

Una decisión voluntaria

«La decisión para ejercer de tutor debería ser voluntaria. No se deba imponer desde la empresa.  Los resultados seguro que no son buenos.»

La función del tutor de empresa
1
Integrar al aprendiz en los procesos productivos de la empresa.

«El tutor debe ayudar al alumno a deshacerse del “papel” de estudiante y sentirse como un trabajador más. Para alcanzar este objetivo, el tutor debe ir asignando tareas de mayor responsabilidad de manera progresiva. Además, el tutor debe explicar al alumno la relevancia de las tareas que le son asignadas dentro del funcionamiento de la empresa y a valorar positivamente el esfuerzo y el trabajo realizado.» 

2
Creer en los beneficios de la FP Dual.

«Es un requisito imprescindible estar convencido de una buena inversión económico-social, donde “todos ganan”: empresa, alumno y sociedad.»

«La formación dual es un mecanismo que sirve a los alumnos de puerta de entrada al mundo laboral. Nuestra misión es convencer a la empresa de que ésta es una nueva vía para la incorporación de personal.»

3
Un modelo a seguir.

«A veces, detalles que para nosotros pasan desapercibidos por la rutina y la cotidianidad, para un alumno joven son cosas para descubrir. Si no estamos con ellos día a día no seremos capaces de crear ese vínculo profesional-afectivo. Una persona joven con ganas de aprender no puede esperar tanto. Es importante hablar con los alumnos.»

4
Transmitir feedback positivo y constructivo al aprendiz.

«El tutor tiene que crear un clima de conversación agradable, transparente y de mutua confianza. Transmitir su feedback en evidencias y hechos, nunca en comentarios y observaciones. Un feedback bien dado ayudará al alumno a tomar conciencia de los aspectos que debe mejorar, le enseñará a ser responsable de sus actos y le permitirá ir adquiriendo más confianza y autonomía profesional.»

5
Conocer el programa formativo y comunicación constante con el centro educativo.

«El tutor de empresa debe conocer la programación del centro educativo y la metodología. De esta manera podrá programar las actividades en la empresa de acuerdo con los conocimientos del alumno. Además, deberá tener capacidad de comunicarse con el centro y de adaptar y actualizar los contenidos curriculares  de acuerdo con la evolución tecnológica, de proceso o de necesidades de la empresa.»

6
Transmitir al aprendiz los objetivos de su aprendizaje.

«El alumno llega con su “mochila” cargada con los conocimientos adquiridos en el instituto, la mayoría de las veces, desordenados y poco consolidados. Ahí estamos nosotros para ayudarle a establecer objetivos que le sirvan para aplicar sus conocimientos con orden y método.»

7
El tutor debe aprender y mejorar a través de las aportaciones del aprendiz.

«Uno de los mayores errores que creo que puede cometer un tutor, es creer que sólo él puede enseñar al alumno y no que el alumno le puede también enseñar a él.»

8
El tutor debe motivar y fomentar la participación del aprendiz.

«Estos jóvenes que entran a pesar de su poca experiencia, aportan sus ideas frescas que en ocasiones son positivas, y cuando se les valora, reaccionan implicándose e ilusionándose más.»

9
El tutor debe disponer de horas específicas para desarrollar su actividad.

«Unos de los problemas mayores con los que nos podemos encontrar es la falta de tiempo. Todos asumimos la tarea de tutor sin dejar de atender nuestras ocupaciones habituales.»

10
El tutor debe afrontar el desajuste entre el ciclo formativo y la realidad de la empresa.

«No quisiera pecar de soberbio, pero la formación con la que vienen del instituto poco tiene que ver con la realidad. Si fuera por nosotros, cambiábamos la formación académica, pero no podemos. Así que intentamos enseñarles lo que van a necesitar en su trabajo diario.»

«Nosotros nos encontramos con el mismo panorama: el ciclo formativo no se adaptaba a la realidad del sector, y propusimos cambiar el currículo, pero no fue posible. Finalmente realizamos una adaptación curricular añadiendo módulos al ciclo formativo para aportar contenidos que faltaban y adaptamos las unidades formativas que nos fue posible.»

11
Debe existir una labor de reconocimiento y prestigio de la figura del tutor dentro de la empresa.

«Ser tutor requiere un esfuerzo extra: la empresa debe establecer un sistema de reconocimiento y compensación por la labor realizada por los tutores.»

«El esfuerzo, tiempo, dedicación y cariño que el tutor pone en la actividad de aprendizaje del alumno debe ser valorada y reconocida explícitamente por parte de la empresa.»

Las herramientas para el seguimiento del aprendizaje
1
Definir un plan de aprendizaje en la empresa basado en los resultados de aprendizaje que se quieren obtener.

«Le llamamos “guía de estudio” y es una manera objetiva de explicarle al alumno qué es lo que esperamos de él. Además nos permite “medir” sus avances y eso es muy valioso para la empresa y para el alumno.»

«Una de las tareas clave del tutor es garantizar la correlación entre los resultados de aprendizaje establecidos en el programa formativo y las tareas del puesto donde el alumno va a realizar sus prácticas.»

2
Preparar un diario de aprendizaje para que sea utilizado por el aprendiz.

«Nosotros tenemos implantado un diario de seguimiento, en soporte informático, que es muy útil para ellos para guardar lo aprendido y los trabajos realizados, y para nosotros para hacer un seguimiento más exhaustivo.»

3
Planificar la acogida del aprendiz en la empresa y elaborar un cuaderno de bienvenida.

«Considero fundamental entregar al aprendiz, en cuanto llega a la empresa, el libro de bienvenida que tiene cada empleado. Pero... no consiste en darle el libro y aparcar al aprendiz en un despacho para que lo lea (¡como por desgracia tantas veces he visto que ocurre!), sino que conviene que tutor y aprendiz lo miren juntos y vayan comentándolo.» 

4
Planificar reuniones periódicas de seguimiento entre tutor y aprendiz.

«Es muy importante realizar reuniones periódicas del tutor con el alumno para comprobar los avances, las dificultades que se le pueden presentar al alumno, tanto en la vertiente de sus competencias técnicas como relacionales.»

5
Planificar reuniones de seguimiento periódicas con el centro educativo.

«Para un buen acompañamiento del alumno es indispensable que la tutoría sea también dual, igual que la formación. Las dos partes tutoras deben tutorizar conjuntamente al alumno. Si el tutor del instituto visita la empresa y el tutor de la empresa visita el instituto y hay una comunicación fluida, la tutoría será de calidad.»

«La relación constante y fluida entre el tutor formativo y el tutor de empresa, hacen factible la comunicación entre la formación académica y la práctica laboral, facilitando el intercambio de conocimientos y posibilitando la adaptación y actualización permanente de los contenidos de la formación.»

6
Recoger la valoración del aprendiz y tenerla en cuenta para implantar mejoras.

«En el caso de los estudiantes, les hacemos un PRE prácticas, para saber qué espera de las prácticas, y un POST prácticas, para poder contrastarlas, y ver si ha aprendido todo lo que esperaba, si sus expectativas han sido cubiertas.»

«Es también importante que, al finalizar su estancia con nosotros haga una pequeña encuesta que nos permita tener una visión global de lo que ha sido "su percepción" del proceso de aprendizaje y nos ayude a implantar mejoras de cara a la incorporación de nuevos alumnos.»