La opinión de...- 05/11/2015

La FP Dual, una solución muy efectiva para asegurar una FP de calidad

Comparte su opinión Óscar Valiente, profesor de Educación Comparada de la Universidad de Glasgow

 

La Formación Profesional Dual se ha convertido en lo que conocemos como una “política educativa global”. Organismos internacionales como la OCDE presentan la FP Dual como una buena práctica internacional y gobiernos de todo el mundo han mostrado y continúan mostrando interés en adoptarla en su propio contexto. Parece claro que la FP Dual es una solución muy efectiva para garantizar una FP de calidad y facilitar la transición de los jóvenes al mundo del trabajo en países como Alemania, Austria o Suiza, pero la evidencia internacional muestra que es imposible exportar directamente esta política a otros contextos nacionales.

 

La cuestión que países como España necesitan resolver es qué papel debe jugar la FP Dual en relación al resto del sistema de FP y cómo asegurar que esta formación cumpla con los estándares más elevados de calidad. La FP Dual en países como España, en el corto y medio plazo, no va a representar cuantitativamente un número muy grande de alumnos y empresas pero sí puede contribuir cualitativamente de manera decisiva a mejorar la vinculación entre los centros de FP y las empresas que realmente valoran la importancia de invertir en talento, formación e innovación. No todas las empresas son empresas capaces de ofrecer FP Dual. Sólo aquellas empresas que fundamentan su competitividad en la calidad de su fuerza de trabajo y están dispuestas a formar, atraer y retener a los mejores trabajadores, sólo estas empresas son buenas candidatas a ofrecer FP Dual.  Como sociedad nos interesa que estas empresas formen, en colaboración con los centros de FP, a nuestros jóvenes y que éstos se ocupen en las empresas  que realmente premian la capacidad y el talento con condiciones de trabajo dignas, posibilidades de formación y desarrollo profesional a lo largo de la vida, y salarios competitivos. Nos interesa, en definitiva, que cada vez más empresas apuesten por la FP Dual y que estas empresas se beneficien mediante incrementos de su productividad y competitividad.

 

La calidad es fundamental para la implementación de la FP Dual. Hablar de FP Dual es hablar de FP de elevada calidad. La apuesta por formar a los jóvenes en los centros de FP y en las empresas es porque hay niveles de calidad que sólo se pueden conseguir si se implica a la empresa en la formación. Los gobiernos y los agentes sociales (sindicatos, asociaciones empresariales, cámaras de comercio) han de asegurar que la formación en la empresa se hace con gran calidad. Este aspecto forma parte esencial del modelo de FP Dual. Una formación en la empresa que no sea de calidad no puede considerarse una formación de tipo dual. El gobierno juega un papel importante en la implementación de la FP Dual pero tiene que entender que este tipo de política no puede llevarse a cabo sólo desde la administración pública. Hay que involucrar a los actores colectivos del trabajo porque son ellos los que mejor podrán proteger los intereses de los aprendices y los empresarios que participan en la FP Dual. Hace falta tejer una alianza de actores gubernamentales y no gubernamentales, de la educación y del trabajo, que lideren la implementación de la FP Dual y que aseguren la sostenibilidad de esta iniciativa más allá de quien esté ocupando la responsabilidad de gobierno en cada momento. La FP Dual es demasiado importante para nuestra sociedad como para dejarla exclusivamente en las manos del gobierno de turno.

 

Sabemos que hay diferentes aspectos de cómo se implementa la FP Dual que afectan su calidad, pero no sabemos cómo se está implementando la FP Dual en las distintas CCAA. Necesitamos producir evidencia y compartir experiencias sobre cómo se está implementando la FP Dual en España de cara a hacerlo mejor, para ser más eficaces y para llegar a más jóvenes y más empresas. Necesitamos mayor conocimiento sobre cómo se está reclutando las empresas y qué perfil tienen; cómo se seleccionan los aprendices; cómo se diseñan los planes de aprendizaje; la formalización de convenios; la adaptación curricular y organizativa en los centros de FP; la adaptación de la empresa como espacio de formación; los mecanismos de seguimiento y evaluación del aprendiz; la certificación externa de los aprendizajes; y los mecanismos de apoyo a la contratación. Todos estos son aspectos que condicionan la calidad y la eficacia de la FP Dual y necesitamos evaluar hasta qué punto estamos implementando la FP Dual de manera correcta y cómo podemos aprender los unos de los otros para hacerlo mejor.

Compartir en:

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

LO QUE DICEN DE NOSOTROS

Los promotores de la alianza